Contigo Benidorm
Efectos colaterales de las municipales en Benidorm

Efectos colaterales de las municipales en Benidorm

No se comprende como Podemos y Vox han podido arrastrar el voto de 1.728 vecinos

Leopoldo Bernabéu

“¿Cómo es posible que hayamos llegado al deshonroso honor de haber conseguido que casi el 50% de benidormenses ni siquiera se molestasen en ir a votar?”

Superados ya los primeros días desde la celebración de las elecciones municipales y con tiempo suficiente para poder reflexionar, son tantas las conclusiones que se han leído y escuchado que podríamos concluir que de gotas de agua está compuesto el mar. Cada cual tiene su propio análisis de lo que ha pasado y del porqué ha sucedido. ¡Qué grandes esos economistas que aciertan siempre a toro pasado!, ¿verdad?.

Habiendo dado este servidor su punto de vista hace ya una semana, con el que me ratifico sobre el éxito cosechado por Toni Pérez que no por el PP, muy por encima de un entregado socialismo que no consiguió cerrar a tiempo sus heridas internas y eso le costó su minoría mayoritaria, es hora de analizar otras cuestiones que, sin ningún género de duda, me han dejado mucho más preocupado que el propio resultado en sí. Ya sabemos que los ganadores van a gobernar cuatro años manu militariy los dos grandes perdedores, se van a aburrir como náufragos en alta mar, echando de menos que se hubiera producido cualquier otro resultado que no fuera la mayoría absoluta. Tiempo más que de sobra van a tener para darse cabezazos contra la pared buscando los por qué.

Abstención, Podemos y Vox, en Benidorm…

Pero a lo que voy, dos son los datos que no dejan de revolotear por mi cabeza desde el domingo 26 por la noche. El primero, al que no logro encontrar solución, me pregunta de manera insistente que ¿cómo es posible que hayamos llegado al deshonroso honor de haber conseguido que casi el 50% de benidormenses ni siquiera se molestasen en ir a votar?, la evidencia, pública y notoria, de que les importa un comino lo que sucede en la ciudad en la que viven es más que evidente. Y sino, ¿cómo se explica que sólo cuatro semanas antes, fuesen 5.407 vecinos más los que SÍ fuesen a votar en las elecciones generales?.

La segunda de mis interrogantes pivota sobre dos partidos, Podemos y Vox, a los que dejando claro mi más absoluto respeto como formaciones políticas, no comprendo cómo han podido arrastrar el voto de 1.728 vecinos. Un Podemos en franca desintegración a nivel nacional y un Vox, cuyo ejemplo en Benidorm, ha dejado mucho que desear. Ninguno de los dos llevaba un candidato con el conocimiento más básico sobre la ciudad, y a ninguno se le ha escuchado una sola propuesta en cuatro años. No es menos cierto que la suma de sus votos fue de 6.932 en las generales, lo que demuestra que de un mes al siguiente se dejaron la friolera de 5.204 votos, pero aun así hubo 1.728 benidormenses que votaron a dos partidos. El primero está en caída libre por las incongruencias de su desnortado líder, y el segundo cambió tres veces de candidato en dos meses. Me resulta absolutamente increíble.

Integración del 50% de benidormenses y facilidades de empadronamiento

Valor es lo que se necesita para levantarse y hablar, pero también es lo que se requiere para sentarse y escuchar. Y eso es lo que hemos hecho y vamos a seguir haciendo en CONTIGO, invitando al resto de formaciones políticas que no han obtenido representación, a que se sumen al trabajo de fiscalización de la nueva Corporación. Desde ya pedimos como algo fundamental, que en los próximos ejercicios políticos se incluya la asignatura de familiarización para todos los que aquí están empadronados con la idiosincrasia de la ciudad, de la misma manera que se convierta en una necesaria prioridad, el aplicar una política de empadronamiento serie y efectiva. Mientras estas dos cuestiones no se lleven a cabo, seguiremos encontrándonos con estos escenarios tan preocupantes: 7.335 censados en Benidorm con derecho a sufragio, nada menos que un 15%, son los que dejaron de votar por el futuro de su ciudad pero sí lo hicieron por el futuro de su país.

Es necesario dejar de ser un pueblo en bastantes cuestiones

Todo hay que decirlo, no son datos nuevos en Benidorm. Aunque seamos una ciudad de vacaciones para más de 6 millones de personas cada año, en muchas cuestiones no hemos dejado nunca de ser un pueblo, simple y llanamente porque a la inmensa mayoría de los que nos han gobernado no les ha interesado. Es fácil de entender, mientras el censo no crezca, siempre serán los mismos los que voten, y es mucho más fácil adoctrinar y tener contentos a unos cuantos que a muchos cientos. Ya se han encargado, a lo largo de los años, de desincentivar el sentimiento de pertenencia a nuestra ciudad de todos esas decenas de miles de emigrantes que, aunque llegaron a Benidorm hace 40, 50 o 60 años, nunca se les ha dado el cariño suficiente como para hacerles sentir como en su casa, no han sido nunca “fils del poble”. No hay más que escucharles o pedir opinión a empresarios y trabajadores que desarrollan su día a día en el Rincón de Loix o La Cala. También es cierto que acaban de perder otra oportunidad de variar el rumbo de las cosas.

El mejor reflejo lo hemos tenido siempre en el deporte, pues a pesar de ser Benidorm una ciudad con autoridad nacional suficiente como para albergar un club de primera división, no sólo nunca hemos pasado de 2ª B, categoría que para sí quisieran ahora, sino que tenemos un club de balonmano en División de Honor prácticamente desahuciado económicamente.

Es el momento de dar un paso adelante

En CONTIGO estamos analizando nuestros errores desde el primer minuto, pero también queremos ensalzar nuestras virtudes, porque las hemos tenido. No hemos buscado personas unidas por los mismos gustos, sino por los mismos valores, y las hemos encontrado. Un grupo homogéneo que, a pesar del resultado electoral, no ha dudado en seguir trabajando por el interés de Benidorm, lo que con absoluta seguridad nos diferencia de la gran mayoría. Somos conscientes de que la política, herramienta que debería servir para intentar aplicar experiencia y conocimientos al servicio común, se ha convertido en el escenario ideal para dirimir cuitas e inventar y difundir mentiras, vertidas con el mayor ácido posible al objeto de hacer todo el mal que se pueda en los momentos más indicados. Sinceramente, es algo que nos perjudica a todos y nos atrasa como sociedad.

Abogamos por crecer en educación, herramienta fundamental para dotarnos de la personalidad suficiente que nos permita a su vez no caer en estas vanidades, cotilleos y pérdidas estériles de nuestro preciado tiempo. Nuestra mayor gloria no está en no caer nunca, sino en ver las veces que somos capaces de levantarnos. Nuestro tiempo va a ir encaminado a seguir generando confianza en nuestros vecinos para que vean que CONTIGO es lo que siempre hemos dicho, un proyecto político de largo recorrido que ha llegado a Benidorm para quedarse, y al que desde ya invitamos a sumarse a todos aquellos que crean que tienen algo que aportar a una mejor convivencia en nuestro entorno más cercano

1
Hola,¿En qué podemos ayudarte?
Powered by