Contigo Benidorm
pésima gestión del gobierno

La pésima gestión del Gobierno con FCC nos aboca a denuncias por 11 millones de Euros

Leopoldo Bernabeu. CONTIGO Benidorm

¿Por qué el gobierno de Toni Pérez es capaz de llegar a mentir sobre algo tan serio?, ¿por qué colocaron a la marioneta de Cabrillo al frente de tan importante responsabilidad?, ¿por qué han negado la posibilidad de poner en marcha la comisión de trabajo que se pidió hace tres años?, ¿por qué se actúa de forma tan sibilina contra los intereses de una empresa que cumple con su obligación y su vigente contrato?

Si hay un tema del que se ha hablado hasta la saciedad en Benidorm, es el que afecta a la limpieza viaria y la recogida de residuos sólidos. La relación entre FCC, la empresa que gestiona este servicio desde hace 25 años y el ayuntamiento, siempre ha sido de todo menos transparente. Son 25 años de dudas entre dos partes que, aplicando el sentido común, deberían haber tenido siempre buena sintonía. No en vano, FCC gestiona la contrata pública más cara del ayuntamiento, 12 millones de coste anual hasta el 2013 y 9 a partir de ese momento, aunque hasta en esto último hay mucho que explicar.

No hace falta recordar que a día de hoy en la ciudad de Benidorm, se limpia y se recoge la basura a diario porque lo marca la Ley, pues desde el 1 de enero estamos sin contrato alguno que obligue a la empresa. Así de fuerte y así se lo cuento. Y aún con todo esto, que nadie crea que el gobierno de Toni Pérez acelera los procesos para que la situación se corrija. Todo lo contrario. No sólo es que nunca se puso en marcha la comisión que hace tres años se solicitó para iniciar los trámites del nuevo pliego de condiciones que debería desembocar en un concurso público, sino que la guerra entre la empresa y el ayuntamiento se agrava cada día más, llegando al extremo de mentir el concejal Arturo Cabrillo al resto de la corporación, diciendo que se retira el recurso presentado por la empresa contra la fórmula de pago del consistorio, porque no había presentado las alegaciones pertinentes. Y esta es la principal y más importante novedad, pues hablamos de un documento que debía ir al Pleno ordinario del mes de marzo que se celebra este próximo lunes día 25. Y ya digo que esa afirmación es falsa, pues FCC las había presentado 39 horas antes por Registro Municipal. Y esto sí sienta un gravísimo precedente.

¿Por qué el gobierno de Toni Pérez es capaz de llegar a mentir sobre algo tan serio?, ¿por qué colocaron a la marioneta de Cabrillo al frente de tan importante responsabilidad?, ¿por qué han negado la posibilidad de poner en marcha la comisión de trabajo que se pidió hace tres años?, ¿por qué se actúa de forma tan sibilina contra los intereses de una empresa que cumple con su obligación y su vigente contrato?. Siempre he criticado el documento que ha vinculado a nuestro ayuntamiento con la empresa que limpia la ciudad, pero tengo que reconocer que es en base a él por el cual se rige FCC para llevar a cabo su obligación. ¿Qué el contrato es obsoleto?, lo he dicho y escrito hasta aburrir. ¿Por qué no se renovó en las diferentes ocasiones que se pudo hacer?, pregúnteles a los responsables. Les doy un dato, Toni Pérez ya era concejal cuando venció ese contrato en 2001, y ha seguido siéndolo en todas y cada una de las ocasiones en las que se ha procedido a prorrogarlo. Es decir, que el adalid de la transparencia, al que se le llena la boca de que en este ayuntamiento y bajo su mandato todo se hace con luz y taquígrafos, es testigo de las muchas veces que no se ha convocado ese concurso público y parte en las decisiones que se han tomado para que se renovara. La opinión es libre, que cada uno piense lo que quiera, pero si esto no huele mal, precisamente hablando de limpieza y basuras, que venga dios y lo vea.

Una historia que viene de lejos cuya buena relación se truncó en 2008

FCC ganó el concurso público en 1.993, siendo alcalde Eduardo Zaplana, se le adjudicó por 8 años, por lo que finalizó en 2001. Se incluyó una imposible clausula a día de hoy que decía que se podría prorrogar hasta un máximo de 25 años, algo que hicieron sin pestañear y motivo por el cual a día de hoy trabajan sin contrato. El sistema empleado para pagar los servicios a FCC  ha tenido dos fases bien diferenciadas. Hasta el 2013 se aplicaba una fórmula de revisión de precios anual por la que se establecía el coste, y a partir de ese año y con motivo de la aplicación del plan de ajuste, se aplicaba una mucho más sencilla, una ampliación del 0.85% del IPC anual. Los problemas empiezan a venir a partir del 2008, donde FCC, a pesar de enviar su revisión anual, deja de cobrar lo que le corresponde de los años 2009,10 y 11. Todo en base a un informe del ayuntamiento que alega que no está consignada esa partida, algo que suena bastante surrealista y que no había sucedido en los anteriores 15 años. La fecha coincide con la grave crisis económica y con el inicio del Gobierno socialista de Agustín Navarro. Lógicamente FCC interpone un contencioso porque a ellos nadie les contesta sus reiteradas peticiones. En 2016 se recibe un fallo favorable, en parte, al ayuntamiento que ha de pagar a FCC 1,4 millones de euros más intereses de los 3,2 que la empresa reclamaba. A día de hoy sigue sin cobrarlos, alegando el ayuntamiento como motivo que FCC tiene recurrido el resto al TSJ. Excusas de mal pagador, pues diga lo que diga la sentencia definitiva, el ayuntamiento siempre tendrá que abonar esos casi dos millones de euros, con la diferencia de que los intereses se incrementan cada día. Pero ya se sabe eso de que el dinero no es de nadie, por lo que poco importa a este alcalde que al final la fiesta termine costando mucho más.

Registro de entrada en el Ayuntamiento de Benidorm de alegaciones presentadas por FCC

Llega el año 2012 y se aplica un Plan de Ajuste a través del cual a la empresa se le impone una reducción del 25% en su factura anual, pasando de 12 a 9 millones. Esto obliga a recalcular unas nuevas condiciones y reorganizar el servicio para ajustar el coste. Se cambia también la fórmula de revisión de precios del origen de 1.993 y se aplica ese citado incremento del 0.85% del IPC anual. Se firma por tanto que a partir de 2013 son 9 millones el coste, un acuerdo que se lleva al Consejo Jurídico Consultivo, que da el visto bueno previo a la aprobación en Pleno. Quedan en medio y por resolver el 2012 y los primeros 9 meses de 2013, por lo que de nuevo FCC interpone una demanda en la que solicita en torno a otros 2 millones de deuda pendiente. Aun con todo FCC no aplica ese 0.85% en los 3 últimos meses de 2013 y el 2014, sino sólo a partir de 2015, con la suerte para el ayuntamiento de que en 2016 el IPC fue 0, por lo que no hubo incremento.

Operación marioneta con Arturo Cabrillo

Esta corporación presidida por Toni Pérez declara la guerra a FCC, algo que sólo ellos sabrán a que obedece, y para ello y con el fin de que no les salpique toda la porquería, pusieron en marcha la operación marioneta, colocar ahí a Arturo Cabrillo, un concejal estéril y desconocedor de la historia de esta tumultuosa relación, al objeto de que se trague todos los sapos que van a ir apareciendo, algo que ahora está sucediendo según todas las previsiones. Toni Pérez pide un informe a la empresa Faura-Casas que le dice lo que quiere escuchar, que lo reclamado por FCC en 2012 y 2013 no es correcto, e intenta también dejar sin efecto el acuerdo alcanzado desde esa fecha y hasta la finalización del contrato, sin explicación lógica alguna. Además lo lleva a un Pleno, el de septiembre de 2017, en el que se apruebe que, donde hasta la fecha se abonaban 9 millones anuales, a partir de ese acuerdo pasan a ser 8, sin más. FCC presenta el 2 de Noviembre de ese 2017 un recurso contra ese acuerdo alegando que eso no se puede hacer y el ayuntamiento, año y medio después, sigue sin contestar. En este momento tenemos a una empresa que limpia la ciudad sin contrato y a la que el ayuntamiento aboca a rebajar el salario a sus más de 100 empleados al que cobraban hace 20 años, tal como indica ese informe de auditoría. Se niega desde hace 3 a redactar un nuevo concurso público y es capaz de llegar a mentir con tal de que no se pueda debatir sobre esto en el Pleno Municipal. Esperpéntico.

Termino poniendo al servicio del conocimiento público que el Supremo falló la pasada semana contra el ayuntamiento de Zaragoza y a favor de FCC, por un caso calcado al de Benidorm, la friolera de 40 millones de euros, rechazando el Tribunal el recurso municipal contra las revisiones de precios de la contrata de limpieza. En Benidorm esta empresa espera el fallo definitivo de su primera demanda en la que exigen 1,5 millones más que lo dicho por el fallo, tienen interpuesta una segunda por el mismo motivo en la que exigen otros 2 y están a la espera de ver como queda toda esta situación para presentar una tercera con una reclamación de 1 millón de euros por cada uno de estos últimos 7 años donde se les bajó de 9 a 8. Es decir, la desastrosa gestión de los dos últimos gobiernos municipales de Benidorm, nos abocan con claridad hacia una nueva derrota judicial que nos va a costar 10,5 millones de euros más intereses.

Pero ya les digo que  todos tranquilos, no hay motivo alguno para preocuparse. Dentro de 9 semanas pueden ustedes volverles a votar. Ya sabemos que el ser humano es el único animal que tropieza dos veces, o más, en la misma piedra.

1
Hola,¿En qué podemos ayudarte?
Powered by