Contigo Benidorm
Por qué volver a votar

PP y PSOE en Benidorm, el “papelito” de la vergüenza

Leopoldo Bernabeu
“La Estación de Autobuses sigue donde estaba, igual de impresentable, igual de sucia, y presentando una imagen tan penosa que no sólo no se ajusta al Benidorm del siglo XXI, sino que abochorna cada vez que has de acercarte allí”

Son muchas las personas que piden a los nuevos partidos políticos que deciden presentar candidatura, que se dediquen más a hablar de propuestas de futuro que a criticar lo que otros han hecho en el pasado. Totalmente de acuerdo, así debería ser. Pero ojo, ¿alguien se lee un programa electoral?, ¡seamos sinceros por favor!. Todo esto me recuerda mucho a otro extendido ejemplo, el de los millones de españoles que se quejan de cómo actúan sus políticos, que exigen cambios en las formas y los resultados, pero que luego dicen No, alto y claro, cuando alguna de estas nuevas e ilusionadas formaciones políticas, les propone que colaboren y participen para lograr esos reclamados objetivos.

Es tan necesario tener un proyecto de ciudad como recordar, negro sobre blanco, lo que han hecho aquellos que nos han precedido. Un cargo público no es un empleo privado, en el que sólo hay que rendir cuentas al que te paga la nómina. Ser alcalde o concejal es igual a tener que rendir cuentas de tus resultados ante toda una ciudad, aquella que te eligió, tanto los que te votaron como los que no.

Durante los últimos tres meses, hemos asistido en Benidorm a uno de esos capítulos que explican la distancia sideral que existe entre el político y el ciudadano, tan separados como lo están el cielo y la tierra. Lo han dado en llamar “comisión del papelito”. Un cambalache, montado y organizado entre todos los grupos del ayuntamiento, para entretener al respetable antes de que llegasen las elecciones y poder así, daba igual el resultado de tan magníficas investigaciones, gritarle a su público que han hecho el descubrimiento más importante desde la época de Tut-ank-Amon.

Ya ha terminado esa retahíla de reuniones diseñadas para que sus señorías pudieran justificar, todos los lunes justo después de las Comisiones Informativas (qué casualidad), sus cargos y sus retribuciones. ¡Cómo se nota que el 90% de ellos poco o nada tienen que hacer fuera de la administración municipal!. Invitado también en mi condición de concejal, no he asistido a ninguna ni falta que ha hecho, no estoy para perder el tiempo. Para poder contarles esto que escribo no era necesaria esa pérdida de tiempo. Hoy, después de leer las entretenidas conclusiones que nada dicen y menos aportan, me ratifico. Es más, no tienen ustedes más que entrar en www.radio4gbenidorm.com y escuchar las entrevistas a José Ramón González de Zárate y Rubén Martínez, PP y PSOE, para declarar de manera diametralmente opuesta. ¿Alguien esperaba otra cosa?.

Es necesario que todos los vecinos de Benidorm conozcan la historia de los últimos 24 años de gobiernos en esta ciudad, sólo así podrán decidir con criterio

Antes de continuar no quiero olvidar decirles que tengo encima de mi mesa el informe de conclusiones de todo cuanto pasó con la expropiación de los terrenos de Bergia, más conocidos como el Barranco de Foietes. Entregados con cinco años de retraso, se confirma todo cuanto este servidor aportó a la Fiscalía Anticorrupción el 3 de Noviembre de 2014, y de lo que nunca más se supo. Tendremos tiempo de hablar de ello, pero básicamente les recuerdo que se trata de unos terrenos que, pudiéndose haber adquirido por 300.000 euros, terminaron costándole al Ayuntamiento, es decir, a todos nosotros, 3 millones. Y las conclusiones del informe son cristalinas: dejadez de los políticos y responsables de la abogacía municipal del año 2006. No le den más vueltas. ¿Hay alguien juzgado por ello?, ¿se le ha hecho pagar a algún concejal con su patrimonio?. ¿Creen ustedes que si esa documentación que llevó Leopoldo Bernabeu a la Fiscalía se hubiera investigado si hubiera sido cualquier otro concejal?. Ya lo dijo Carmen Calvo en su día, “el dinero público no es de nadie”.

A lo que íbamos, una comisión del “papelito”, es decir un show montado en torno al escarnio de todo lo acontecido alrededor de la ilegal Estación de Autobuses de Benidorm, que sólo ha servido para que se ratifique todo lo dicho y escrito por este periodista en sus innumerables advertencias y avisos. Y es que además de para echarse las culpas los unos a los otros, para nada más le sirve al futuro de nuestro municipio. La Estación de Autobuses sigue donde estaba, igual de impresentable, igual de sucia, y presentando una imagen tan penosa que no sólo no se ajusta al Benidorm del siglo XXI, sino que abochorna cada vez que has de acercarte allí a recoger a algún familiar o a despedir a un amigo.

Y es a esto a lo que me refería. Claro que estamos obligados a presentar un programa electoral todos cuantos decidimos apostar por alcanzar el gobierno de Benidorm, faltaría más. ¿Pero quién es más aseado, quien más limpia o quien menos ensucia?. Es necesario que todos los vecinos de Benidorm conozcamos la historia de los últimos 24 años de gobiernos en esta ciudad, sólo así podremos decidir con criterio. El voto es sagrado. Es la herramienta que tiene cada uno para hacer de su entorno algo más próspero o seguir hipotecándolo. No valen amistades ni cuentos chinos cuando del futuro de nuestros hijos estamos hablando, cuentan los resultados. Y la mejor manera de juzgar algo, es conociéndolo a fondo. ¿Se imaginan a un Juez fallando a favor o en contra de alguien por el simple hecho de lo escuchado o le han contado?. Si fuese así, no sé dónde estaría yo. Las mentiras convertidas en denuncias, los bulos publicados en la prensa interesada y el vox pópuli en cascada, me habrían enterrado hace tiempo. Hoy, y gracias al concienzudo trabajo de los jueces, soy una persona libre de cualquier sospecha, de todo ese mal que me quisieron cargar al único objeto de que nunca vieran la luz artículos como este o reflexiones como las que a diario hago en Radio 4G. Me intentaron anular como político y desprestigiar como persona, incluso hurtándome la televisión en la que tanto trabajé. Compraron la maldad de los que me rodeaban y pagaron el silencio de otros. Tres años después, vuelvo con fuerza e ilusión a luchar por aquello que me apasiona, Benidorm.

El concurso de la estación de autobuses se tergiversó de manera descarada para terminar adjudicándoselo a Enrique Ortiz

El PSOE y Rubén Martínez declaran con firmeza sobre situaciones que si fueran ciertas, algunos miembros del PP como Pérez Fenoll o Toni Pérez, deberían no sólo dimitir de inmediato, sino estar juzgados y responder de acusaciones muy graves. El PP se defiende diciendo que esta Comisión no ha sido más que un paripé pre campaña electoral al estilo de lo que les he comentado antes y recuerda que en el expediente no sólo falta ese famoso “papelito”, sino otros documentos de la época en la que gobernaron Psoe y Liberales.

Conclusión. El concurso de la estación de autobuses que se licitó en el año 2003 y cuyo mejor proyecto fue el presentado por la empresa ACINTUR de Fernando Moragón, se tergiversó de manera descarada para terminar adjudicándoselo a Enrique Ortiz, que presentó un boceto de poco más de 4 millones de euros, y que años después, y gracias a la maquinaria de aprobación de diferentes ampliaciones presupuestarias ilegales, nos llegó a costar 10 veces más. Se puede explicar mejor y de manera más extensa, pero ese es el estilo de aquellos que les quieren engañar y no el mío. Lógicamente un juzgado tumbó e ilegalizó todo aquello. De eso hace ya 12 años. ¿Creen ustedes que se ha avanzada en algo?, ¿creen ustedes que la actual Corporación ha hecho algo por arreglar el entuerto?, al contrario, lo ha empeorado.

La única manera posible de que este vipérido estilo político finalice de una vez por todas, es cambiándolo. ¿Votarían ustedes por renovar el cargo del gerente de una empresa que la ha arruinado?. Son tantos los ejemplos que podríamos poner para justificar la última pregunta, que ustedes conocen en su mayoría, que podríamos rellenar muchos folios y muchas horas de radio. La realidad es clara. Toni Pérez, Agustín Navarro y Gema Amor, son los nombres de una generación política que no ha sabido conducir a Benidorm al lugar que le corresponde y merece. Que se odian entre ellos. A todos les ha salvado el sol, las playas, el clima y el carácter de cientos de empresarios y miles de trabajadores que se han acostumbrado a vivir centrados en lo suyo y de espaldas a un progreso imposible.

Amor y Navarro ya han dicho que se retiran de la política o se van de Benidorm para continuar en ella, sólo falta que al primero, al sr. Toni Pérez, que pretende seguir en el cargo 24 años después de haber empezado, le demos entre todos la posibilidad de reflexionar y dejar paso a nuevas generaciones de su propio partido. Eso sólo será posible si votamos con la cabeza, pensando en el futuro de Benidorm, y dejándonos el corazón para nuestra familia y amigos. Benidorm no merece seguir viviendo capítulos como el del vergonzoso Papelito.

1
Hola,¿En qué podemos ayudarte?
Powered by